Las 3 causas más comunes de dolor en el arco plantar

Estos tratamientos te harán volver a correr en muy poco tiempo
Kiera Carter -
Las 3 causas más comunes de dolor en el arco plantar
Las 3 causas más comunes de dolor en el arco plantar

No necesitas que te digamos que correr tiene muchos beneficios para la salud , pero como todas las mejores cosas de la vida (relaciones, niños, viajes), también causa estrés de vez en cuando, especialmente en los pies.

Los corredores de trail, por ejemplo, necesitan lidiar con el terreno en constante cambio, que puede estresar la fascia plantar y, por lo tanto, el arco, afirma Loretta Logan, doctora en podología en el New York College of Podiatric Medicine & Foot Center de Nueva York; mientras que correr cuesta arriba pone más demanda en el tobillo, lo que puede crear tensión en el arco ; y el impacto del sprint también puede tensar la fascia plantar.

Por supuesto, correr por la montaña, entrenar cuestas y correr a toda velocidad son todas las cosas que debes hacer. Pero si has notado un dolor molesto en el arco del pie, debes abordarlo lo antes posible. El primer paso para eliminar el dolor en el arco del pie comienza aquí.

A continuación te mostramos las tres causas más comunes de dolor en el arco del pie y lo que puedes hacer al respecto.

Publicidad

Fascitis plantar

Si sientes dolor al levantarte de la cama por la mañana o después de largos períodos de descanso, es posible que tengas fascitis plantar, una inflamación de la fascia plantar, un tejido grueso en la parte inferior del pie.

Aunque el dolor normalmente se presenta en el talón, también puedes sentirlo en el arco, ya que el tejido recorre todo el pie. "Cuando la fascitis plantar se somete a mucho estrés (por ejemplo, al aumentar demasiado el kilometraje en poco tiempo), sentirás dolor en la parte interna del hueso del talón", afirma Logan.

Las 3 causas más comunes de dolor en el arco plantar

Fascitis plantar

¿Qué hacer?

La fascitis plantar leve se puede tratar con algunos ejercicios de estiramiento , baños de hielo y quizás incluso con unas zapatillas nuevas.

"Si es algo más que leve es posible que necesites 'terapia de ondas de choque extracorpóreas' o cirugía", dice Logan. Sí, no es agradable. La próxima vez, asegúrate de aumentar el kilometraje e intensidad gradualmente (una regla general sólida: no aumentes tu kilometraje en más de un 10 por ciento a la semana) y estira bien gemelos y sóleos después de entrenar; los músculos cargados en esta zona pueden poner tensión en el pie y la fascia, explica Logan.

Publicidad

Fractura por estrés

El estrés repetido (como el golpeteo continuo de la carrera) puede causar una pequeña ruptura en el hueso, también conocida como fractura por estrés.

"Los huesos metatarsianos, que forman la parte frontal del arco, son un área común para las fracturas por estrés, siendo el segundo y el tercer metatarsiano afectados con mayor frecuencia", dice Logan.

"El dolor generalmente se siente en un lugar específico y localizado, generalmente en la parte superior del hueso". Lamentablemente, una fractura por estrés puede no ser obvia al principio, lo que lo pone en riesgo de empeorarlo: "El dolor puede ser leve al principio, pero puede intensificarse con el tiempo si no lo cuidas".

¿Qué hacer?

"Las fracturas por estrés tardan entre seis y ocho semanas en curarse y se tratan de forma rutinaria con reposo, hielo, compresión y elevación", afirma Logan.

El descanso es clave aquí: "Los medicamentos para el hielo y los AINE pueden ayudar en los primeros días, pero la vía más rápida para la curación es a través de la descarga relativa del sitio de la fractura". Para ser claros, eso significa que no hay que correr hasta que el médico te lo indique. Algunos médicos incluso pueden prescribir una bota para caminar para ayudar a quitar algo de carga del área afectada. Las apuestas son altas: una fractura por estrés puede convertirse en una fractura-fractura (o rotura completa) si no tienes cuidado.

Y al igual que con la fascitis plantar (y casi todas las lesiones causadas al correr), puedes prevenir futuras fracturas por estrés aumentando tu kilometraje gradualmente "Si estás corriendo en un terreno irregular, debes usar una zapatilla con una suela exterior resistente", añade Logan.

Publicidad

Tendinitis

"El tendón tibial posterior es el tendón principal que soporta el arco en la parte interna del pie", dice Logan.

"Cuando el tendón está sobrecargado de trabajo e inflamado, sentirás un dolor palpitante o ardiente a lo largo del arco durante y/o después de correr". También puedes notar hinchazón o dolor que se extiende hasta el tobillo.

¿Qué hacer?

No te la juegues: "Esto podría colapsar lentamente el arco del pie si no se trata adecuadamente", insiste Logan.

Consulta a tu médico para confirmar el diagnóstico, pero es probable que el tratamiento implique, entre otras cosas, estirar el tendón apuntando el pie hacia abajo y luego hacia el lateral. Haz 3 series de 10.

Publicidad
También te puede interesar

Estos estiramientos profundos de la cadera te ayudarán a encontrar alivio rápidamente

Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

Analizamos las Skechers GoRun Ride 7...

La velocidad del escolta y la potencia del ala pívot. Dos de nuestros grandes jugador...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Nos ponemos en la muñeca el Suunto 9 y os contamos "cómo rueda" uno de los grandes gá...

Porque de la importancia de la hidratación los runners estamos más que concienciados....