Cinco mitos desmontados por la ciencia

Investigadores nos obligan a preguntarnos por antiguos consejos del running.
Alex Hutchinson | ILUSTRACIÓN: Mark Matcho -
Cinco mitos desmontados por la ciencia
Cinco mitos desmontados por la ciencia

¿Desayunar antes de correr?

Por supuesto; repostar energía te ayuda a correr mejor. Correr con el depósito de carbohidratos vacío es duro, aunque una buena opción si lo que quieres es librarte de esos kilos de más. Estudios anteriores afirman que correr con el estómago vacío fuerza a tu cuerpo a quemar más grasa. Hazlo sólo de vez en cuando, nunca más de 2 o 3 veces por semana, ya que no es muy recomendable.

Publicidad

¿Correr siempre al mismo ritmo?

Los científicos de la Universidad de Ciudad del Cabo analizaron los récords masculinos establecidos en la era actual de 5.000 y 10.000 m y descubrieron que en 65 de los 66 récords, los primeros y últimos kilómetros de la carrera eran más rápidos que los demás. Igualmente, un estudio del 2006 descubrió que en el 5k, correr el primer kilómetro un 6% más rápido que el ritmo que te hayas marcado, conduce a unos tiempos más rápidos que aquellos que mantenían siempre el mismo ritmo.

Publicidad

¿Forzar en las subidas?

Según investigadores australianos, hacer más esfuerzo al subir cuestas para mantener el ritmo no es una buena estrategia. Descubrieron que al trabajar más, los individuos se agotaban tanto que tras alcanzar la cima perdían fuerza para la bajada y ralentizaban el ritmo. Céntrate en mantener un esfuerzo constante en vez de un ritmo constante.

Publicidad

¿Tomar suplementos antioxidantes?

Las investigaciones sobre las vitaminas son un campo conflictivo. Últimamente las cartas se han vuelto en contra de los antioxidantes. Tras varios estudios, no se ha conseguido confirmar sus divulgados beneficios anti-envejecimiento o curativos. De hecho, algunos estudios recientes mencionan que los antioxidantes pueden bloquear algunos de los beneficios del entrenamiento, como por ejemplo una mayor sensibilidad a la insulina, que ayuda a mantener niveles de azúcar en sangre normales, o un retraso de la recuperación de músculos dañados.

Publicidad

¿Tomar electrolitos para evitar calambres?

Entrenar demasiado y seguir un ritmo inadecuado, podrían ser los verdaderos culpables. En una encuesta realizada durante el maratón de los dos océanos en Sudáfrica, se comparó a los atletas que sufrían calambres con los que no, y se descubrió que los primeros habían corrido más durante los 3 días previos a la carrera y sus marcadores de sangre indicaban que sus músculos estaban dañados ó fatigados, también comenzaron la carrera a un ritmo más agresivo en relación a sus marcas personales anteriores.

Publicidad
Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...