4 Consejos para perder peso mientras entrenas

Consejos sobre cómo mantener o perder peso mientras se trabaja a través de un ciclo de entrenamiento
Kim McDevitt -
4 Consejos para perder peso mientras entrenas
4 Consejos para perder peso mientras entrenas

Una de las preguntas más comunes que me hacen mis clientes es cómo pueden entrenar para perder peso y a la vez para conseguir su objetivo en la competición.

Muchas veces nos apuntamos a una carrera en un esfuerzo por imponernos un plan de entrenamiento y bajar unos gramillos de peso.

Técnicamente tiene su lógica: por cada kilómetro que corremos quemamos unas 75 ó 100 calorías. Cuanto más movimiento, más calorías y más pérdida de peso.

Si estás buscando un entrenamiento enfocado a ello estás en lo cierto, seguro que perderás peso. Pero esto no es del todo cierto ni acertado porque el cuerpo demanda más cuando entrenamos, así que ese es uno de los errores en los que se suele caer. Reduciendo la cantidad de calorías o de macronutrientes puedes dar lugar a un debilitamiento de tu sistemas, caer en enfermedades y lesiones. Por otro lado, darte homenajes cada vez que vuelves de un entreno largo o por haber conseguido varios días de dieta demasiado estricta puede repercutir de peor manera aún sobre tu salud y los objetivos que te habías marcado.

Seguramente hayas escuchado hablar de la incapacidad de poder entrenar bien sin tener una dieta apropiada, debes pensar en tu menú como una extensión del plan de entrenamiento y esto, junto con algunos pequeños retoques pueden hacer de ti alguien más fuerte, más resistente y a la vez más delgado y fibroso. Y no importa si cae algún dulce que otro…  

A continuación podrás encontrar cuatro maneras de ayudarte a perder peso durante este año con un ciclo de entrenamiento: 

1.  Los alimentos también tienen horarios

Las proteínas, carbohidratos y las grasas juegan un papel importante en tu menú diario y notarás la diferencia entre mantener ese peso indeseable y comenzar a bajarlo por ejemplo con la toma de carbohidratos (con fruta y frutos secos) en altas cantidades al comienzo del día justo antes del entreno o justo después. Prueba a tomar un desayuno rico en carbohidratos, como avena con plátano, antes de correr. Después de tu entrenamiento y a medida que tu día va avanzando, concéntrate más en tomar proteínas aunque también sea necesario una pequeña dosis de carbohidratos para reponer las reservas de glucógeno. Toma un batido de fresas con proteínas o un almuerzo de hojas verdes, quinoa y hummus.

2. Provee tu casa de alimentos sanos.

En esta era de prisas y más cuando acabamos de entrenar, somos capaces de comernos cualquier cosa que se nos ponga en nuestro camino. Pero también somos más propensos a comernos cualquier alimento de alta calidad y sano, importante, si está a nuestra vista. Por lo que la única y sencilla solución es resistirnos a comprar comida basura cuando estás en la compra. Una vez que hayas llevado a tu casa una compra sana, serás más resistente a comer cualquier barbaridad varias veces al día: llena el frigo, tu coche, tu lugar de trabajo, etc. de alimentos que hagan dar más sentido a tus esfuerzos por mantener una dieta saludable. Prepárate una ensalada con frutos secos y fruta fresca (cortada y preparada para pegarle un bocado), yogurt y proteínas caseras y barritas de frutas.

3.Elabora un menú semanal

La planificación de un menú nos ayuda tanto a no perder tiempo ni dinero como a no caer en comidas de más. Te proponemos que comiences tus menús los domingos, con tiempo para poder planificar y preparar todo lo de la semana. Haz una lista semanal y haz una única gran compra. Si estás siguiendo una dieta debes de saber que el fin de semana también es parte de ella! Prepara un lote enorme de huevos, pollo, patatas y verduritas ya que todas estas cosas te ayudarán a salvar tiempo a la hora de prepararte las comidas a mitad de semana. Puedes tenerlo incluso cortado y en bolsitas en la nevera.

 4.Créate nuevos trucos para la comida

Los alimentos ricos y dulces no son nada malo ni perjudicial para romper esos pactos con la dieta que hacemos cada domingo por la noche. Pero intenta también dejar de creer que los dulces son la recompensa al entrenamiento y que el fin de semana no entra dentro de la dieta. Tu mejor apuesta es adiestrar a tu cuerpo y a tu mente a unas cantidades menores de este tipo de alimentos. Cuando te apetece comerte toda la tarta de chocolate que estás haciendo para la familia o un trocito más de pollo frito cuando estás por ahí cenando con los amigos, piensa en ello dos veces antes de hacerlo y verás como pasados tres o cuatro días te resultará más cómodo.

 

 

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...