¿Debería hacerme un estudio biomecánico?

Entrevistamos al podólogo Iván del Olmo, responsable del Centro Especializado Ergodinámica en Burgos
Jimena Martín -
¿Debería hacerme un estudio biomecánico?
¿Debería hacerme un estudio biomecánico?

Muchos atletas y deportistas nos hemos planteado esta cuestión alguna vez en la vida, sobre todo en nuestra etapa de iniciación a la actividad física, pero muchas veces por dejadez o falta de tiempo hemos dejado que todo se quedara en una mera pregunta.

Conocemos hoy al podólogo Iván del Olmo, que además de ser el responsable del Centro Especializado Ergodinámica en Burgos, es el hijo de Ana Isabel Alonso, quien ostenta desde 1995, el récord de España de maratón (mixto). Él ha diseñado las plantillas con las que Ana sigue cosechando triunfos y con las que luchara en el Maratón de San Sebastián por batir el récord de España de nuevo esta de vez de su categoría.

Por otro lado, sabemos que lleva toda la vida corriendo y que incluso ha compartido la distancia del maratón con su madre; por lo que también se pone el en pellejo de los corredores populares y sus problemas.

-        Iván, ¿qué te hizo escoger esta profesión?

Pues la verdad fue un poco por mi madre, ya que paso una época con muchas lesiones en la zona isquiotibial y a punto de dejar el atletismo, se hizo un estudio biomecánico y unas plantillas en la Clínica de Ergodinámica de Barcelona y salvó su carrera deportiva. Yo que en aquella época era un niño, me marcó y supe que me tenía que dedicar a ello.

 

-        ¿Por qué deberíamos hacernos un estudio biomecánico de la marcha y en qué consiste?

Un estudio biomecánico cosiste en una valoración global corporal en el que no solo se valoran los pies, sino los patrones de movimiento de espalda, caderas, rodillas, tobillos, etc...

Es importante no solo ver el cuerpo parado en estático, si no valorar los movimientos en dinámico: caminando y corriendo.

Todo el mundo debería realizarse uno, bien sean deportistas o personas sedentarias para encontrar el origen de la patología o bien prevenirlo. No es necesario tener dolor para compensar una alteración postural.

Por ejemplo, en ocasiones, cuando un paciente tiene un dolor en una rodilla su estudio se centra en realizar pruebas diagnósticas centradas solo en esa rodilla, cuando en muchos casos puede ser una descompensación muscular o una alteración de pisada. Por esto tenemos que buscar el origen de la patología.

 

-        Cuando la persona necesita plantillas, ¿cuál sería el procedimiento a seguir?

Lo primero es realizar un estudio biomecánico determinando qué patrones de movimiento están afectados y valorar un plan de tratamiento (en muchos casos no son solo plantillas).

Si es necesaria la plantilla, se confecciona y se realizan seguimientos periódicos para evitar la degradación de las plantillas y adaptar la compensación de la misma a los cambios corporales y de actividad del paciente.

 

-        Imaginamos que no todos los pacientes se adaptan de igual modo a usar plantillas, además de paciencia, ¿qué otras cosas deben tener en cuenta?

No, cada uno somos diferentes eso está claro. Influyen muchas cosas: depende de la sensibilidad, del grado de compensación realizado, de la patología del paciente... lo que es vital es que haya un periodo de adaptación en el que podemos tener agujetas, cansancio, incomodidad… y que pasado este periodo, la adaptación debería ser completa. De no ser así, habría que volver a consultar con el especialista.

 

-        Has convivido con el atletismo profesional en primera persona, ¿cómo recuerdas esos años de ver competir y entrenar a tu madre?

Yo era muy pequeño, no entendía el esfuerzo que realizaba mi madre. Solo veía que se marchaba a entrenar y echaba en falta que no estuviese más tiempo conmigo.

Pero con el paso de los años, cuando también empecé a correr y vi lo que supone hacer esos entrenos mañana y tarde, empecé a valorar todos los esfuerzos que ha realizado mi madre, como madre, mujer y deportista de élite.

 

-        Por último, ¿qué recomendaciones les darías a las mujeres que se animan a empezar a correr y a las que por otro lado ya disfrutan de ello hace tiempo?

A las que empiezan, que busquen una motivación asequible, un grupo de amigas, salir a correr con la pareja, música, todo lo que anime a salir a correr… y es fundamental no pasarse, no hay que sufrir en exceso, es mejor intentar llevar un ritmo en el que se pueda correr y hablar a la vez.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...