Desayunos sin pan, ¿es posible?

Descubre mil y una opciones saludables, rápidas y muy fáciles para prepararte un desayuno de campeonato
Andrea Cañas Onzain -
Desayunos sin pan, ¿es posible?
Desayunos sin pan, ¿es posible?

El desayuno cada vez va cobrando más protagonismo en nuestra vida, atrás quedaron las barritas con tomate y aceite, ahora le exigimos más, sobre todo si el entrenamiento del día se hace a primera hora pues en muchos casos se tiene hambre y lo que queremos es comer para reponer fuerzas.

Parece que no se puede hacer un desayuno que nos sacie y que no lleve pan -teniendo en cuenta la baja calidad del mismo hoy en día, mejor en muchos casos eliminarlo- pero sí se puede, vamos a ver unas cuantas opciones:

 

Porridge de avena

Rico en hidratos de carbono, bajo en grasas y con múltiples combinaciones. Además, es fácil de preparar por lo que no tardaremos demasiado tiempo.

La base serán copos de avena enteros, preferiblemente integrales, como líquido de cocción podemos usar agua, leche o bebida vegetal sin azúcar y después añadir un sinfín de ingredientes: fruta, semillas, frutos secos, cacao, canela, miel….

 

Publicidad

Tortilla de huevos y pimientos con aguacate

Los huevos son unos grandes aliados por las mañanas, ricos, fáciles de conservar y fáciles de hacer. Además, contienen gran cantidad de proteína de calidad que nos ayudará a mantenernos saciadas durante más tiempo.

Si a dos huevos (20g de proteína) le añadimos unos pimientos ya asados obtendremos una tortilla espectacular. Con medio aguacate aportamos las grasas saludables ideales para pasar el día.

 

Publicidad

Yogur con cosas

El yogur o el queso batido son unas bases idóneas para elaborar un desayuno completo.

Una combinación perfecta sería: yogur (atrévete con el de oveja, está muy rico), un kiwi, almendras crudas (10 unidades), anacardos y semillas de sésamo. También queda genial con uvas, chocolate 85% cacao (un par de onzas) y nueces.

 

Publicidad

Pudding de chía

La chía es una semilla, rica en omega 3, que cuando se moja suelta un gel gelatinoso que hace que el resultado parezca un pudding. Lo ideal son 3 cucharadas soperas de chía por cada 125ml de líquido, se deja reposar toda la noche y por la mañana tendremos nuestra base para el pudding.

Le podemos añadir fruta, frutos secos, o fruta seca como higos o dátiles.

 

Publicidad

Huevos revueltos con tomatitos y jamón

Dos huevos revueltos, diez tomatitos cherry y dos lonchas de jamón, ¿cómo lo ves?

 

Publicidad

Queso fresco

El queso fresco es otro gran aliado puesto que es abrir el paquete y listo y se puede combinar con dulce o con salado.

Con salado: tomate, aguacate, orégano y nueces. Con dulce: chocolate 85% cacao, miel, fruta y almendras.

 

Andrea Cañas Onzain

Coach Nutricional

Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...