¡Cuidado con los edulcorantes!

¿Conoces los problemas reales de su ingesta?
Andrea Cañas Onzain -
¡Cuidado con los edulcorantes!
¡Cuidado con los edulcorantes!

Que los edulcorantes tienen mala fama no es nuevo, se ha dicho de ellos, entre otras cosas, que pueden causar cáncer.

Durante años se han emitido avisos a la población recomendado su limitación alegando este motivo, sin saber que los problemas reales por los que hay que tener cuidado con ellos son otros.

Ya se ha demostrado científicamente y con estudios muy válidos que los edulcorantes no provocan cáncer y lo que sí se ha demostrado es que pueden llegar a ser adictivos - al igual que el azúcar- ya que la modificación de sabor que llevan a cabo sobre los alimentos con los que se mezclan, hace que nuestro gusto se acostumbre tanto al dulzor que el organismo necesite más, incluso llegando a rechazar sabores menos dulces.

 

Publicidad

El mayor uso que se les da a los edulcorantes o el mayor motivo por el cual se usan es reducir la ingesta calórica diaria puesto que aportan dulzor sin calorías. Lo que la población general no sabe o no sabe ponderar de forma adecuada es que en la mayoría de los casos, la reducción calórica a través de la sustitución del azúcar por un edulcorante realmente se incrementa debido a la cantidad de alimento ingerido o a la mayor ingesta de otros alimentos.

Lo explico con un ejemplo: si edulcoramos un bizcocho con edulcorante en lugar de con azúcar, en la mayoría de los casos se come más cantidad de bizcocho ya que “como no tiene azúcar” puedo comer más. Las calorías que se ahorran con el azúcar se suman del resto de ingredientes como harinas, aceites…

Además, con la excusa del edulcorante y las bajas calorías entran en las despensas de muchas casas alimentos innecesarios o prescindibles que suman calorías y que, en la mayoría de los casos, son adquiridos creyendo que como no tienen calorías o tienen menos calorías, estos alientos son más sano o sanos al 100%.

Al fina del día se compensan las calorías ahorradas con calorías de más ingeridas.

 

Publicidad

Además, se ha demostrado que la ingesta de edulcorante incide directamente en la salud y calidad de nuestra microbiota intestinal, esos bichitos que se encargan de mantener el intestino en óptimas condiciones. El no tener la microbiota en condiciones óptimas puede acarrear, entre otras, desórdenes metabólicos como la obesidad.

Así que cuidado a la hora de hacer ciertas elecciones, que un alimento sea bueno o no, o que “engorde o no”, no depende solo de su cantidad de calorías, sobre todo depende de la calidad de las mismas.

 

Andrea Cañas Onzain

Coach Nutricional

Publicidad
Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...