Entrena de manera saludable y evita lesiones

La práctica del running suma adeptos, en todo el mundo, que la han convertido en un estilo de vida
Marc Tey -
Entrena de manera saludable y evita lesiones
Entrena de manera saludable y evita lesiones

“Todo en su justa medida”, dice la frase popular. Y parece que para la práctica del running también sirve. El incremento de la intensidad y la frecuencia con la que se practicas éste y otros deportes hacen necesario repasar algunos consejos para cuidar la salud durante el entrenamiento.

Tanto en España como en diferentes ciudades del mundo, la práctica de este deporte suma adeptos que la han convertido en un estilo de vida.

Según el Anuario de Estadísticas Deportivas 2017 del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España, mientras que en 2010 el porcentaje de la población que practicaba running era del 4,8%, en 2015 aumentó al 10,6%. Si se analiza según el género, los hombres que lo practican alcanzan el 13,3% mientras que las mujeres representan el 8%. Por otra parte, al observar la frecuencia de la práctica, en la población estudiada, un 16,3% manifestó practicarlo una vez al año, un 10,6% lo hace cada semana y un 14,5% lo practica al menos una vez al mes.

 

¿Cómo practicar running de un modo saludable?

- Correr sobre superficie blanda (tierra o césped) ayuda a proteger las articulaciones del impacto.

- Pautas de entrenamiento de 40 minutos son deseables. Para pautas más largas (por ejemplo, en preparación de competición o grandes aficionados), es aconsejable el asesoramiento por un profesional para controlar pautas de ejercicios y dietéticas.

- El calzado es muy importante. No el más caro o bonito es el más adecuado. Conviene contar con asesoramiento en tiendas especializadas para valorar cuál es el más adecuado para cada pie. Muchas veces, debe considerarse el uso de ortesis adaptativas (plantillas) si no existe un calzado adecuado a la propia ergonomía. Por supuesto, se debe tener máximo cuidado con el calcetín y el correcto anudado del calzado.

- Hidratarse lo suficiente antes y después del entrenamiento.

- Acompañar el ejercicio con una adecuada respiración.

- Realizar calentamiento y estiramiento, previo y al acabar el ejercicio. Debe evitarse el impacto en las articulaciones sin preacondicionamiento previo, amén de la adecuada preparación de tendones y músculos.

- Es muy recomendable una revisión médica periódica, en función de edad y factores de riesgo, para garantizar el deporte con máxima seguridad. 

- No correr con dolor. Las articulaciones pueden ser poco sintomáticas; si se corre con dolor, se pueden estar lastimando de forma irreversible. Ante síntomas nuevos o dolor, es aconsejable controlarse por un médico del deporte o traumatólogo deportivo.

 

Publicidad

Una de las lesiones más habituales en los deportistas ocurre en el rodete acetabular de la cadera –que sería equivalente al menisco de la rodilla-. Además, se debe tener en cuenta que existe una particular morfología de la cadera -presente en el 20% de las mujeres y en el 28% de los hombres- que puede ocasionar la rotura del rodete acetabular y generar la lesión del cartílago articular. En cualquier caso, el objetivo del tratamiento médico no se centra en evitar el paso por el quirófano, pero sí en intentar que esa lesión no evolucione hacia una artrosis.

Para ello, se desarrolló un tratamiento para lesiones del cartílago de la cadera que permite evitar la colocación de prótesis basada en una proteína llamada chitosán, que se extrae de crustáceos como gambas o cangrejos. La técnica se ha vuelto especialmente importante en mujeres y varones de entre 20 y 45 años que sufren dolores articulares de cadera y limitaciones en su movilidad.

La técnica de regeneración del cartílago de la cadera permite una recuperación que podría evitar la progresión hacia una artrosis de cadera. Según un artículo publicado el pasado mes de septiembre en la Revista de la Sociedad Internacional de Cirugía Ortopédica y Traumatología, los estudios demuestran que esta práctica está resultando efectiva en el 98% de los casos.

Aparte de los cuidados típicos del posoperatorio –que exigen constancia y determinadas precauciones-, un factor que cobra especial importancia para la recuperación luego de este tipo de intervenciones es la fisioterapia. Pues se trata de un trabajo en equipo entre paciente, cirujano y fisioterapeuta, que deben entender y estar de acuerdo sobre los objetivos que se necesitan lograr en cada instancia del tratamiento.

La artrosis es una enfermedad degenerativa; con el paso del tiempo, los tejidos van deteriorándose y pierden su función. La detección precoz permite diagnosticar las alteraciones mecánicas a tiempo y evitar una intervención que requiera de una prótesis.

 

En definitiva, el problema no radica en la práctica de un deporte concreto, sino en los cuidados necesarios, en la prevención y en la regulación de la intensidad. De modo similar a los deportistas profesionales y de alto rendimiento, es recomendable realizar consultas periódicas con médicos especialistas para valorar el estado físico y el nivel de exigencia adecuado para cada persona.

 

Dr. Marc Tey

Unidad de Cadera – iMove Traumatología – Clínica Mi Tres Torres Barcelona

Publicidad
Te recomendamos

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

La premiada Ride de Saucony, llega ahora con ISOFIT, mejora el ajuste y la amortiguac...

La práctica deportiva siempre se asocia a este tipo de dolores, pero has de saber que...

Cambia tu relación con la ciudad con la Yamaha NMax...

Vuelven las míticas 890v6 de New Balance, unas zapatillas versátiles y equilibradas q...