En alerta con las picaduras

Vigila las posibles picaduras de ácaros en tus salidas a la montaña
Daniel Irigoyen -
En alerta con las picaduras
En alerta con las picaduras

A día de hoy es muy común realizar actividades deportivas al aire libre, entre ellas correr, no sólo en espacios urbanos, sino también en el campo, en el bosque o en caminos rurales, ya sea de manera recreativa o bien en actividades organizadas.

El clima en el que vivimos y en zonas donde abundan los arbustos o matojos bajos, favorece que vivan (y proliferen) insectos o pequeños organismos que pueden generarnos problemas de salud potencialmente importantes si no tenemos unas mínimas nociones sobre qué hacer si nos pican o nos muerden.

 

Publicidad

Uno de estos pequeños organismos son las garrapatas. Se consideran una subespecie de ácaros con un par de garras que están ancladas a la cabeza, que utilizan para morder al ser al que parasitan (perros, gatos, aves e incluso humanos).

Las garrapatas pueden vivir en arbustos y matojos, pero su principal fuente de alimentación es la sangre de los animales. El roce con una planta que esté infestada, origina que las garrapatas salten, y se anclen a la piel de su "víctima" mediante las garras delanteras. A partir de este momento, si no se sacan (o caen bien porque el huésped -perro, gato, humano- se la sacude, o bien porque se desprenden al morir), se alimentan de la sangre que succionan.

Aparte de la molestia inicial (no siempre perceptible) de la propia mordedura (pueden originar dolor, picor, eczema o aparición de una o varias lesiones redondeadas y rojas, con una mancha central y un "anillo satélite periférico". Los verdaderos problemas pueden aparecer si dejamos a la garrapata pegada al cuerpo del huésped durante varios días y no la retiramos de manera correcta.

Dentro del jugo gástrico de la garrapata, pueden vivir y se pueden reproducir bacterias y virus que pueden originar serios problemas de salud.

 

Publicidad

Una de las enfermedades emergentes en los últimos años es la Enfermedad de Lyme. Si se transmite a las personas (para ello es necesario que la garrapata, que esté infectada, permanezca anclada al humano un mínimo de 48hs). Dentro de la primera semana aparecen síntomas que simulan una gripe. Entre la 2a y la 4a semana en la zona de la picadura, aparece un eritema.

Para evitar que los síntomas se cronifiquen y originen problemas de salud graves en un futuro es muy importante:

- Acudir a un centro sanitario para que se extraiga la garrapata con unas pinzas (si no se hace correctamente, puede quedar la cabeza y/o las patas delanteras ancladas, al arrancarla).

- Valorar la necesidad de tratamiento antibiótico precoz.

- Seguimientos médicos periódicos, al menos durante un período de 4 meses y, en función de si los síntomas aparecen, valorar estudios analíticos microbiológicos específicos.

 

Publicidad

Ante esto, es recomendable, cuando se realice ejercicio físico en espacios abiertos no urbanos, utilizar calcetines altos (que permitan la transpiración) y, cuando nos duchemos, si notamos picor o escozor en alguna zona, revisarnos bien la piel.

 

Dr. Daniel Irigoyen

Medicina Interna- Clínica Mi Tres Torres

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...