¿Por qué puedes y "debes" beber alcohol?

¿Buscas perder peso? Uno o dos vasos de tu bebida favorita pueden ayudarte
Meghan Rabbitt -
¿Por qué puedes y "debes" beber alcohol?
Barra libre al alcohol, con moderación

Habla con cualquier nutricionista sobre las vías probadas de bajar algunos kilos y evitar las salsas, como la bechamel, estarán entre sus consejos. Por el contrario, puede que seas un poco más feliz al conocer que los estudios han demostrado que beber moderadamente puede ayudarte a perder peso. Claro, no es una carta blanca; la investigación también índice en que la moderación es la clave. Pero sí hay puntos evidentes de que el hecho de tomar uno o dos vasos de vino, cerveza o tu bebida espirituosa  favorita, pueden ayudar a reducir tu peso.

Considerando un estudio de 13 años de la Universidad de Harvard de más de 19.000 mujeres, se encontró que aquellas que bebían dos vasos de vino al día ganaban menos peso y tenían un 70 por ciento menos de riesgo de obesidad comparado con las que no bebían. Y otro largo estudio del National Center for Disease Control a más de 7.000 personas en más de 10 años descubrió que el consumo de alcohol no incrementaba el riesgo de obesidad.

Aquí hay te damos seis datos científicos de que beber te puede ayudar a empezar a perder peso.

 

Puede reducir el crecimiento de las células de grasa

Además de resveratrol y antioxidantes, se ha demostrado que el vino tinto también contiene un químico llamado ácido elágico, del cual un nuevo estudio de la Oregon State University ha demostrado que reduce el crecimiento de las células de grasa existentes y previene el crecimiento de otras nuevas, esencialmente ayudando al cuerpo a quemar la grasa mejor.

De hecho, el estudio sugiere que beber vino tinto puede incluso ayudar a la gente a manejar mejor la obesidad y los desórdenes metabólicos relacionados, tales como el hígado más graso.  ¿Normalmente pides una botella de vino blanco antes que tinto? No obtendrás los mismos beneficios, ya que el ácido solo se encuentra es las uvas oscuras. En vez de ello, compra un puñado en la tienda y haz un zumo de uva.

 

Publicidad

Ayuda a tu cuerpo a quemar calorías

¿Sabes ese sentimiento de zumbido que tienes cuando tomas un sorbo extra de vino cuando vuelves a casa del trabajo? Bueno, el alcohol que golpea tu corriente sanguínea de hecho incrementa tu ritmo cardiaco, el cual ayuda a acelerar tu metabolismo. Aún mejor, tienes este efecto más o menos una hora después de tomar el último trago, de acuerdo con los investigadores de Harvard Medical School, e incluso más tarde si estás bebiendo cerveza artesanal. Los flavonoides en la cerveza artesanal se han demostrado que incrementan la masa muscular, el cual activa a quemar grasa del cuerpo.

 

Publicidad

Incrementa tu temperatura corporal

Estas fuera del bar y de repente te empiezas a sentir un poco sonrojado. ¿Es tu irresistible humor y encanto o el segundo vodka con lima? Culpa al vodka, ya que el alcohol incrementa tu temperatura corporal.  El inconveniente de esto es que tus mofletes se enrojecerán o te sentirás como si te ha dado un golpe de calor. ¿La ventaja? La termogénesis (la producción de calor en tu cuerpo) naturalmente incrementa tu quema de calorías.

 

Publicidad

Tu cuerpo se adapta cuando bebes regularmente, con moderación

De acuerdo con un estudio publicado en Archives of Internal Medicine, las mujeres que toman uno o dos vasos de bebidas alcohólicas por día tienen menos probabilidades de ganar peso que las que se abstienen. Los expertos piensan que es porque nuestros cuerpos de alguna manera se adaptan a metabolizar el alcohol de forma diferente cuando bebemos regularmente que cuando lo hacemos ocasionalmente.

Investigadores de la University of Denmark, quienes estudiaron a 43.500 personas durante seis años, encontraron resultados similares: aquellos que no bebían frecuentemente terminaban ganando peso mientras que los que bebían diariamente tenían menos cantidad de peso ganado.

 

Publicidad

Puede inspirarte a comer menos

Contrario al pensamiento de que beber te hace comer más en la cena o tomarte un snack antes de dormir, aquí hay alguna evidencia de que los bebedores moderados de hecho practican hábitos más saludables que aquellos que evitan beber. Piénsalo de esta manera: cuando sepas cómo moderar lo que bebes, tendrás más posibilidades de saber cuándo parar cuando te hayas tomado muchos platos de cualquier cosa, si es una margarita, un puré de patatas o cualquier otra cosa.

 

Publicidad

Puede ayudar a regular la insulina

Suena de locos, pero una investigación ha demostrado que el hábito de tomar vino por la noche puede de hecho prevenir la diabetes. Aquí está por qué deberías creerlo: El etanol, la sustancia que le da a las bebidas alcohólicas su contenido de alcohol, mejora tu respuesta corporal a la hormona de la insulina, la cual regula el azúcar en sangre y previene que la glucosa vaya directamente a tus células de grasa.

De acuerdo con un estudio de Harvard School of Public Health, de una a dos bebidas alcohólicas al día puede reducir tu riesgo de diabetes un 36 por ciento. 

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...