¿Cómo prevenir la erosión ácida dental?

La mejor herramienta para evitar esta desmineralización del esmalte dentario es la prevención
Giuliano Fragola -
¿Cómo prevenir la erosión ácida dental?
¿Cómo prevenir la erosión ácida dental?

La erosión ácida es un proceso de desmineralización del esmalte dentario producido principalmente por el efecto de las sustancias ácidas de los alimentos y líquidos que ingerimos provocando que el esmalte sea más débil y por lo tanto más susceptible al desgaste.

Hoy en día el consumo de alimentos y bebidas con pH ácido es cada vez mayor, sobre todo en lo relacionado con el deporte y el running en particular, donde es habitual ingerir grandes cantidades de bebidas isotónicas antes durante y después de la actividad física.

 

La prevención es la mejor herramienta de la que disponemos en todos los procesos bucales, por lo que unos consejos básicos nos ayudarán a combatir este problema:

 

-          Utilización de cepillos de dureza media o baja sin ejercer intensa presión sobre los dientes, empleando pastas con índices de abrasividad bajo nunca por encima de 80. Puede emplearse cepillo eléctrico, respetando los tiempos y técnicas indicados por el odontólogo (aproximadamente 3 minutos), sin ejercer excesiva presión.

 

-          No cepillarse los dientes inmediatamente después de ingerir estos líquidos o alimentos ácidos, dejar que la saliva pueda hacer su efecto de tampón neutralizando el efecto del pH ácido.

 

-          Masticar chicles sin azúcar aumenta la salivación, disminuyendo el pH, del mismo modo que actúa como barredera de los detritus depositados en la superficie dental.

 

-          Al ingerir las bebidas, procurar no mantenerlas mucho tiempo en boca y si es posible, acompañarlas con uno o dos sorbos de agua posteriormente para “arrastrar” al tracto digestivo los ácidos residuales.

 

-          Alternar el consumo de alimentos de pH ácido con otros de pH básico tales como leche, queso, yogurt, de modo que podamos neutralizar los excesos de ácido.

 

-          Revisa el estado de los dientes, su desgaste producido por procesos fisiológicos como masticación u otros patológicos como los producidos por apretamiento (rechinar/bruzar), mordisqueo de objetos (bolis, uñas y otros).

 

-          Revisar el estado de las restauraciones sobre dientes, caries, empastes, coronas (fundas), ya que los ácidos tendrán en estas restauraciones una vía de actuación más rápida, ya que la existencia de microgrietas o caries facilidad la permeabilidad de los líquidos.

 

-          Evitar ingestas copiosas y alimentos picantes que puedan provocar digestiones pesadas y reflujo.

 

-          En caso de tener patología digestiva, ardor, reflujo o patología asociada a trastornos de la alimentación, acudir al especialista para su diagnóstico y tratamiento.

 

-          Visitar periódicamente a tu dentista y establecer revisiones para aplicar flúor tópico y así reforzar las zonas afectadas de los dientes.

 

-          En caso de tener severos desgastes por la erosión, estas se pueden tratar con carillas oclusales de reconstrucción. Proceso menos invasivo que las habituales “coronas”.

 

Giuliano Fragola

Director Médico

Estudio Dental Majadahonda

 

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Análisis con cifras y datos en busca de la hidratación perfecta para el corredor...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...