Protege tu piel al correr

Las quemaduras del sol, cabezas y torsos desnudos, y cremas antibacterianas son malas influencias para tu piel
Cindy Kuzma -
Protege tu piel al correr
10 acciones por las que tu dermatólogo te mataría

Correr te aporta muchos beneficios para la salud, pero hay al menos un inconveniente, especialmente si haces largas distancias.  Investigaciones demuestran que todas esos kilómetros al sol incrementan el riesgo de melanomas malignos y los tipos de piel anormales crecen.

Hay una solución fácil, crema solar-, ero muchos corredores no lo hacen (casi la mitad, nos aportan los estudios). “Dicen que no han encontrado la buena, o que les pican los ojos, o que cuando sudan les pica la piel, por lo que prefieren no usarlo,” dice Amy McClung, dermatóloga en Austin, Texas.

Preguntamos a McClung y otros dos dermatólogos, todos ellos corredores, sobre las muchas maneras en las que sus pacientes sufren daños en la piel mientras corren:

 

Publicidad

1. Olvidarte la protección solar

Imagínate que has entrenado para Boston u otro maratón de primavera cubierto de capas de abrigo, llega el fin de semana de la carrera y se te olvida añadir en la maleta la protección solar.

Gran error, dice McClung. Sudar al sol más de 3 o 4 horas no sólo te quema, sino que también incrementa tu riesgo de melanomas y otros tipos de cánceres de piel.

Planificarse es también necesario cuando entrenas, incluso si empiezas  a oscuras por la mañana temprano, tienes que pensar que durante un rato también estarás bajo los rayos de sol.

Y si está nublado cuando empiezas, el sol puede aparecer más tarde; además, también te puedes quemar en un día cubierto, por lo que ponte crema solar y lleva contigo una gorra y gafas de sol a pesar de las condiciones cuando empiezas, recomienda McClung.

 

Publicidad

2. Ser un tacaño con la crema solar

Recuerda que la crema solar es solo la mitad de la batalla. Tienes que usarla correctamente para conseguir todo el SPF que viene en el bote, dice la dermatóloga Brooke Jackson.

Si eliges una crema o loción, ponte la cantidad suficiente, sé generoso, no una capa fina casi inexistente. “Si estás usando la misma botella todo el verano, no estarás protegida,” nos cuenta.

Y mientras los sprays son una buena alternativa, no puedes simplemente rociarlo, dice Jackson. Tienes que extenderte la crema solar asegurándote de que no te dejas ningún espacio sin ella.

 

Publicidad

3. Conseguir un “moreno base”

Si hay un mito que Jackson quiere eliminar, es la idea de que un poco de moreno en primavera, te protegerá del daño del sol después en verano.

Piensa de esta manera: moreno y quemado sirven a tu cuerpo como un sistema de alarma para evitar el sol. “Como dermatóloga, cuando veo la piel morena, veo piel dañada. No significa estar sano para mí,” dice ella.

Y es incluso peor cuando pasan los años. La exposición al sol acelera el desarrollo de líneas, arrugas y otros signos de la edad, dice Jackson.

 

Publicidad

4. Correr sin camiseta

Lo entendemos, hace calor y lo hacen muchos corredores que te encuentras por el camino. Pero si tu motivación es presumir, piénsatelo dos veces antes de desnudarte.

Muchos fabricantes hacen ahora ropa con protección solar incluida, con el término “UPF” en la etiqueta. E incluso pantalones cortos normales o camisetas sin mangas contienen algo de protección, equivalente a una crema solar con un SPF de 8, dice Jackson.

Quitarte la ropa te elimina esta garantía. Y en la mayoría de casos, probablemente no te hayas puesto protección solar en el abdomen o la espalda antes de salir, dejándote aún más vulnerable a los dañinos rayos de sol.

 

Publicidad

5. Olvidarte de tu cabeza y tus labios

En los hombres con poco pelo, muchos cánceres de piel y tumores precancerosos aparecen primero en el cuero cabelludo, dice Jackson. Es un lugar particularmente peligroso, porque los pelos que aún quedan pueden ocultarlos y es probable que no pases mucho tiempo viéndote la parte superior de tu cabeza en el espejo.

Ponte crema solar en la cabeza o aún mejor, lleva un sombrero, tu cuero cabelludo estará seguro y el ala puede dar sombra a la frente. Esto significa que puedes untarte menos crema solar para prevenir que se te meta en los ojos mientras corres, dice Jackson.

Otro lugar que frecuentemente se pasa por alto: tus labios, que se pueden quemar como cualquier otra piel de cualquier parte. Unta tu crema solar sobre ellos o usa un protector labial con SPF, recomienda McClung. Y lleva gafas de sol, protegen tus ojos y la piel de alrededor de cánceres  y cataratas.

 

Publicidad

6. Mantener tus accesorios muy cerca

La presión de un cinturón o una correa contra tu piel es una apuesta segura contra las rozaduras, especialmente a lo largo de una carrera larga o maratón, dice Jackson. Para las personas alérgicas al látex, un componente que muchos de estos productos contienen, el problema es aún peor.

En su lugar, asegúrate de mantener una capa de tejido que absorba la humedad entre estos elementos y tu piel.

 

Publicidad

7. Dejar de lubricar

La vaselina y productos similares previenen ampollas e incluso ayudan a curarlas cuando afloran en tus pies, dice Phillip Keith, un dermatólogo de Minnesota.

Aplícatela en los pezones para evitar que sangren por el roce y en zonas como la cinturilla de tus pantalones cortos, la parte interna de los muslos, o el contorno de tu sujetador deportivo; aliviará la fricción.

Eliminar estos problemas hace la vida mucho más confortable para los corredores. Los sarpullidos y rozaduras no solo escuecen en la ducha, sino que pueden ser aún más agravados si sigues corriendo con el mismo o estilo similar de ropa, dice Keith. Si tienes una irritación o un grano que no cicatriza, consulta un dermatólogo.

 

Publicidad

8. Sufrir una severa quemadura del sol

Esa irritación, tejido doloroso, sirve como un signo de que la barrera natural de tu piel está dañada, dice Jackson. Facilita la reproducción de enfermedades, causando virus y haciendo más difícil que tu cuerpo regule fluidos y temperatura.

Si te sientes con fiebre o tienes frío, nauseas, dolor de cabeza u otros síntomas del resfriado después de una mala quemadura, busca tratamiento médico. Lo mismo para quemaduras que forman ampollas y cubren grandes áreas de tu cuerpo, o que no mejoran después de unos pocos días de tratamiento en casa después de enjuagues fríos y medicaciones que alivian el dolor.

Los dermatólogos pueden prescribir cremas que aceleren la curación, dice Jackson. Y en casos severos de verdad, puedes incluso requerir hospitalización.

 

Publicidad

9. Explotar tus ampollas de mala manera

Debes cuidar tus ampollas, dice Keith. La forma más segura es usando una aguja untada en alcohol. Haz un agujero y elimina el fluido, pero no toques la piel muerta de encima de la ampolla. “Es una cubierta biológica de debajo de la curación de la piel,” dice Keith.

Una vez que lo has hecho, lava el área afectada y cúbrela con vaselina y una venda. Evita la crema antibacteriana, sirve más para causar un sarpullido u otra irritación que para reducir el bajo riesgo de infección de la ampolla, nos cuenta.

 

Publicidad

10. Pasar tiempo con tu ropa de correr sudada.

En el calor de Texas, McClung ve muchos casos de foliculitis, en el trasero o la espalda. El ambiente húmedo es el idóneo para los virus que causan esta infección en el folículo del pelo.

Mejor si te puedes duchar justo al acabar, si no, lleva ropa de repuesto para minimizar la humedad.

 

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...