Prueba de Esfuerzo Deportiva con Analizador de Gases

Habría que hacerse una antes de participar en una competición. Conocerás el estado de tu corazón y es muy útil para programar entrenamientos personalizados.
Mónica Martínez -
Prueba de Esfuerzo Deportiva con Analizador de Gases
Prueba de Esfuerzo Deportiva con Analizador de Gases

Una pena que nos acordemos sólo de las pruebas de esfuerzo cuando las noticias de los informativos incluyen muertes de corredores durante las carreras. En otros países es obligatorio, depende de para qué pruebas, pero en nuestro país no hay muchas carreras que lo incluyan en el reglamento. Mientras eso sucede debemos pensar que una prueba de este tipo no es para los demás,no se hace de cara a la "galería",  es una prueba importante para nosotros mismos.

Ya me había hecho una prueba de esfuerzo antes de hacer mi primer medio maratón de montaña. Sé que lo debería haber hecho cuando empecé a correr, pero es de esas cosas que te parece que sólo hacen los deportistas de élite o las personas más mayores para revisar su corazón. ¡Error! Todos los que corremos debemos hacerla y si tenemos más de 30 años habría que repetirla cada uno o dos años. Debe formar parte de la "ITV" anual.

De hecho, hacerse una prueba de esfuerzo no es algo que sólo deban hacer los atletas de élite y tampoco es algo reservado a los corredores populares que deciden pasarse a la ultra distancia. En realidad sirve para :

- Saber si estás en condiciones óptimas de realizar este deporte (running)

 - Conocer cómo está tu corazón

- Conocer cómo debemos trabajar con nuestra frecuencia cardiaca para mejorar nuestro rendimiento.

Concretamente la prueba de esfuerzo de la que os voy a hablar la realizan en la Unidad de Medicina del Deporte del Hospital Universitario La Moraleja de Sanitas. 

La cita comienza con una ENTREVISTA personal para saber cuáles son tus hábitos deportivos, de nutrición, hidratación y los antecedentes médicos personales.

 

Después llega el momento de la ESPIROMETRÍA. Aquí se miden los gases en reposo y la capacidad pulmonar. Consiste en inspirar a tu mayor capacidad y expulsar lo más rápido y fuerte posible el aire que puedas y luego todo el aire restante que te quede de manera continua. Lo harás tres veces y se eligen los mejores datos de las tres, así que el primero te lo puedes tomar como ensayo.

Te tomarán la tensión en reposo y tras cambiarte en ropa de deporte empieza la MEDICIÓN DE LOS DATOS ANTROPOMÉTRICOS.

Te miden y te pesan descalza y si has elegido la prueba con el BOD POD pasas a la sala en la que está el aparato que tiene el sistema de análisis de seguimiento de la composición del cuerpo:es una máquina con aspecto de huevo gigante que analizará tus porcentajes de grasa corporal incluidos los de tus vísceras. Si no, tras pesarte te explican en qué consiste la prueba sobre la cinta. 

Vuelves a la sala en la que está la cinta para correr y empieza la PRUEBA DE ESFUERZO propiamente dicha. Concretamente la que me han realizado es un test progresivo en el tapiz rodante. Lo que miden durante esta prueba es si suceden cambios significativos en nuestro corazón y cómo varía el consumo de oxígeno y dióxido de carbono durante nuestro esfuerzo. Para eso antes hay que ponerse los electrodos pegados al cuerpo. 

Una vez medida la presión arterial es el momento de colocar los electrodos. Llevarás una malla ( te la ponen por la cabeza como si fueras un embutido, con los brazos pegados al cuerpo y cortan dos ranuras a los lados para sacar los brazos) para sujetar los electrodos y los cables durante la carrera sobre el tapíz.  Después te fijan bien la máscara sobre la cara y comenzamos caminando a un ritmo cómodo. Cada minuto se subirá un peldaño de intensidad ( +1km/h)  y llegará un momento en el que no podamos seguir la prueba debido al agotamiento. Debes indicarlo con la mano, colocando el pulgar hacia abajo ya que no podrás hablar. En total con la recuperación estarás unos 15-20 minutos rodando. 

Como ya he comentado es la primera prueba que me hago con el control de consumo de gases y sólo pensar en la máscara ya me restaba el aire… Me explicaron que sólo por esa sensación y por no tener la técnica adecuada seguro que aguantaba menos de lo que podía dar y así fue. 

No es que sea molesto pero tienes sensación de que te llega menos aire que cuando estás corriendo por la calle. No lo notas casi nada al principio, sólo cuando la cinta empieza a acelerar tu ritmo y piensas en que quieres parar. El cerebro es más listo que nosotros y nos convence, a mi me convenció y paré antes de los 15km/hora. Me dio mucha rabia no haber seguido ( sé que puedo aguantar más y lo haré en la próxima) pero con eso era suficiente para tener los datos sobre mi pulso, mi consumo de O2 y ritmo para darme las orientaciones en cuanto a entrenamiento aeróbico y anaeróbico para mi cuerpo.

Después de ducharte y con los datos en una tarjeta ( es un pendrive), pasas a la consulta en la que el doctor te explicará cuál es tu situación física, cuáles son tus zonas de entrenamiento adecuadas y a qué pulsaciones debes correr.

Tras comprobar que nuestro corazón está en perfectas condiciones, el doctor nos dará a conocer cuáles son nuestros umbrales y para qué nos sirven a los corredores, algo que te entregan después en un completo informe. 

1.Frecuencia cardíaca máxima. Estamos acostumbradas a calcularla con la fórmula básica de 220 - nuestra edad, pero esta es mucho más real. Con ella calcularemos en % a qué velocidad de carrera alcanzaremos el límite de nuestro corazón.

2Umbral aeróbico (VT1): conociendo este umbral eliges cómo entrenas, si lo haces por debajo obtendrás muchos beneficios a la hora de quemar grasa ya que trabajando a frecuencias cardiacas por debajo de este umbral la quema de grasa es mayor. Si entrenas por encima, lo que conseguirás es ganar resistencia. ¡Tú eliges¡ 

3.Umbral anaeróbico (VT2)  es el punto en el que empieza nuestra fatiga, en el que creamos más ácido láctico del que podemos eliminar ( si el ácido láctico es eso que hace que te duelan las piernas cuando trabajas a una gran velocidad en series o cambios de ritmo). Este dato nos ayudará a saber aproximadamente a qué velocidad máxima podemos correr sin acumular fatiga y a que frecuencia cardiaca debemos entrenar para mejorarlo y ganar ritmo de carrera.  

4.VO2max: Con este dato podremos saber cuál es nuestro nivel de resistencia, conociendo el consumo máximo de oxígeno que nuestro cuerpo puede procesar. El doctor me explica que es algo con lo que naces aunque con entrenamiento se puede mejorar (hasta un 20-30%). La media en personas que no hacen deporte está en 30-35 ( mi dato fue 37,56 mL/kg/minuto, según el informe muy bueno para ser mujer y de mi edad). Para que veáis como interpretar este dato dicen que para terminar un maratón por debajo de 3 horas tendría que estar por encima de 50. No es mi objetivo en absoluto. Al menos no por ahora.

Lo mejor de todo es que al salir te das cuenta de que estás sano y  de que tu corazón, si lo cuidas como merece, te dará aún muchas alegrías con el running.

Yo me hice la prueba de esfuerzo a través de Healthia que ofrece paquetes para cuidar la salud. Os invito a revisar los packs de Prueba de Esfuerzo Elite con Analizador de Gases que ofrecen en Madrid, Valencia y Alicante o bien en Barcelona y Zaragoza

Recomendaciones: llévate un cambio de ropa para correr, unas zapatillas y un bañador si te vas a hacer también el análisis en el BOD POD. No te agobies por la máscara, es la sensación que te da, el cerebro "nos engaña" y nos hace creer que tenemos menos aire pero como bien te explican los doctores no es verdad, tienes el oxigeno suficiente para correr sin problema, ¡llega a tu límite! y así la prueba te dará los valores más ajustados.