¿Qué no comer después de correr?

¿Necesitas reponer fuerzas nada más terminar de correr? No necesariamente
Markham Heid -
¿Qué no comer después de correr?
¿Qué no comer después de correr?

La industria del deporte y la nutrición está claramente en auge. Por lo que no es sorprendente que los anuncios de las televisiones comerciales y revistas, también estén llenos de anuncios de comidas y bebidas que te ayudan a reponer y recargar energía después del entrenamiento. 

Aunque hay tiempo y sitio para estos productos, no todos los entrenamientos demandan una merienda o comida inmediata, dice Rob Danoff, un físico de Philadelphia especialista en medicina deportiva.

“La gente me pregunta todo el tiempo, ¿tengo que reponer fuerzas después de cada ejercicio?” dice Danoff. “La respuesta que normalmente les doy es no”. Especialmente si has realizado un entrenamiento suave, una clase de yoga, una pequeña carrera, tu cuerpo no necesita reponer mucho, dice Danoff.

“Si haces ejercicio nada más levantarte antes del desayuno, entonces claro que necesitas comer algo”, dice él. “Pero si has realizado una comida durante las últimas cuatro o seis horas, realmente no necesitas comida justo después de un entrenamiento suave o moderado”.

Y cuando tomas estas barritas y bebidas deportivas altas en calorías, estás más saboteando tus resultados del entrenamiento que ayudándole. “Pueden ayudarte si has hecho una hora o más de duro entrenamiento”, dice Danoff. Pero para la mayoría de nosotros, unos palitos de apio o un plátano y algo de agua harán el trabajo, dice él. 

¿Qué otras comidas post ejercicio que haces son un error?

 

Te vuelves loca con la proteína

Hay un mito persistente que dice que los deportistas necesitan tomar mucha proteína después de entrenar para maximizar sus ganancias de fuerza. No es verdad. Con que tu dieta incluya la ingesta adecuada de proteínas, no hay necesidad de comer mucha proteína justo después de entrenar, concluye un estudio de Journal of the International Society of Sports Nutrition.

  

Bebes alcohol

Tomar vasos de vino después de entrenar puede afectar a la habilidad de tus músculos para recuperarse y reconstruirse de forma efectiva, demuestra un estudio en PLOS One. La buena noticia es que un único vaso de vino o cerveza probablemente no causará problemas, dice el equipo del estudio.

 

Te excedes

Muchos de nosotros nos decimos a nosotros mismos que, por correr, podemos comer lo que queramos. Este pensamiento puede ocurrir incluso en los días que no entrenamos, dice Jenna Braddock. “Corrí cinco millas hace dos días, por lo que está bien que salga a cenar esta noche”, dice ella, dando un ejemplo del tipo de pensamiento inútil de la que es ella misma culpable.

Pero la mayoría de las investigaciones demuestran que lo que comes sí importa, mucho más que tu ejercicio, cuando te cuidas la línea. Está bien excederse un poco de vez en cuando, pero no dejes que  el hecho de que hayas entrenado te conduzca a mucha comida o comida no saludable, dice Braddock.

 

Escatimas los carbohidratos después de un entrenamiento intenso

Después de una hora o más de ejercicio de alta intensidad, como correr o nadar, tus músculos requieren mucho glucógeno para rellenarse y crecer más fuertes, dice Nancy Cogen, profesor de nutrición de la Universidad de Massachusetts.

Los carbohidratos sanos, como la fruta, verduras, legumbres y granos enteros, son la mejor fuente de glucógeno. Cohen dice que deberías consumir un gramo de carbohidratos por kilo de peso corporal 60 minutos después de haber terminado tu entrenamiento. Un smoothie rico en fruta te ayudara a conseguirlo.

 

No estás bebiendo suficiente agua

Los corredores subestiman la cantidad de agua que sudan del casi 50 por ciento, de acuerdo con una investigación del International Journal of Sports Nutrition and Exercise Metabolism. Incluso un entrenamiento suave, uno donde no sientes que estás sudando mucho, puede conducir a una suave deshidratación. Pésate antes y después del entrenamiento, aconseja Cohen.

 

No lo has planeado antes

Si has arrastrado el culo durante el entrenamiento, vas a sentir mucha hambre. Y ese es el peor momento para decidir qué comer. Nuestros cerebros están conectados para tener ganas de tomar algo con altas calorías, comidas ricas en energía cuando estamos hambrientas, sugiere una investigación de la Universidad de Cornell. Y esas ganas de calorías nos conducen a seleccionar comidas no saludables.

El equipo de Cornell encontró que los clientes hambrientos compraban en un 46 por ciento más productos de altas calorías que sus compañeros menos hambrientos. Los clientes hambrientos también compraban comidas menos sanas.

Mejor planifícate tu comida de después de entrenar o come antes de empezar a sudar. 

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...