¿Por qué debes comer después de entrenar?

Todas sabemos que es una buena idea tomar algo después de salir a correr pero, ¿qué le pasa exactamente a tu cuerpo si no lo haces?
Isadora Baum -
¿Por qué debes comer después de entrenar?
Corre y come

¿Terminaste tu entrenamiento matutino pero no tienes tiempo para tomar algo antes de salir por la puerta? Eso podría ser un problema.

Por lo general, es ideal comer y beber en los 60 minutos siguientes al terminar tu entreno para maximizar los beneficios de recuperación y recuperar energía, dice el entrenador Victor Self. "Si bien es posible que tengas poco tiempo y de vez en cuando omitas esto, tu ingesta calórica y de nutrientes debe respaldar las demandas que le estás imponiendo a tu cuerpo", explica.

Por supuesto, esperar un poco más para comer después de un entrenamiento no hará mucho daño en el corto plazo, pero si lo haces a menudo, puede llevar a comprometer tu salud y el rendimiento del entrenamiento con el tiempo, dice Susan Besser, médico de atención primaria especializado en medicina familiar en Baltimore.

"Esto no sucede de inmediato, es un problema acumulativo", afirma. Pero si entrenas por la mañana y luego no comes durante unas horas, tu cuerpo no tendrás las reservas suficientes de energía para trabajar.

 

1. Bajo nivel de azúcar en la sangre y aturdimiento

Si haces ejercicio por la mañana o al principio de la tarde sin comer, "tu cuerpo utilizará la energía almacenada", dice Besser. En primer lugar, comenzará con las reservas de glucógeno, que tu cuerpo utiliza para mantener estables los niveles de azúcar en la sangre. El glucógeno será reemplazado a medida que reabastezcas tus reservas de energía, pero lleva tiempo, no es inmediato.

A medida que el cerebro intenta conservar energía, se ve forzado a desacelerar algunas de sus funciones, dice Besser. Si el cerebro se queda sin azúcar, no puede acceder de inmediato a otras fuentes, por lo que la función disminuye, de ahí la sensación de aturdimiento o sensación de desmayo si no has comido durante un tiempo.

 

Publicidad

2. Pérdida muscular y calambres

Finalmente, tu cuerpo se queda sin glucógeno. "Por lo que tiene que tirar de fuentes de energía menos disponibles, como la grasa o, si no hay grasa, los músculos", explica.

Obviamente, si tu cuerpo está degradando los músculos para usarlos como energía, podrías perder masa muscular y debilitarte. Si solo has sudado mucho, probablemente también hayas perdido una tonelada de electrolitos, lo que puede provocar calambres musculares. Eso es más o menos lo contrario de lo que estás tratando de hacer con todo ese ejercicio, ¿verdad?

 

Publicidad

3. Deshidración

Si no comes ni bebes, te deshidratarás después de entrenar. Simplemente hacer ejercicio solo, en condiciones óptimas (no calor extremo, por ejemplo) causa un aumento en el sudor y la deshidratación, dice ella.

Si no reemplazas el líquido, causará desequilibrios electrolíticos, que pueden causar arritmias cardíacas o palpitaciones en casos severos, ya que el cuerpo necesita electrolitos para una función cardíaca y muscular adecuada. "Pero esto no va a suceder a menos que estés desnutrida crónica y luego estreses al cuerpo con ejercicio", explica Besser, "o si tomas un diurético, que puede un desequilibrio".

Lo mejor que puedes hacer es mantenerte hidratada, incluso si no tomas algo de inmediato. "El agua está bien. Realmente no necesitas una bebida de electrolitos a menos que estés haciendo una rutina de ejercicios muy larga o las condiciones de temperatura sean muy altas)", afirma. También debes beber agua antes de hacer ejercicio, dice Self, para hidratar el cuerpo y prepararlo para sudar.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...