5 razones por las que sigues despertándote por la noche

Y buenas soluciones para ayudarte a dormir lo suficiente
Kate Bayless -
5 razones por las que sigues despertándote por la noche
5 razones por las que sigues despertándote por la noche

Son las 2 de la madrugada y estás completamente despierta… Antes que nada, entiende que despertarte en el medio de la noche es completamente normal y parte de nuestro ADN humano, dice José Colón, fundador de Paradise Sleep.

"Nadie duerme toda la noche", dice Colón. De hecho, incluso de 4 a 6 despertares nocturnos se consideran normales. "Esto se remonta a nuestros días de hombre de las cavernas donde uno se despertaba, escaneaba el entorno, se aseguraba de que no había tigres y luego volvía a dormirse", dice.

Esa última parte es la clave: deberías poder volver a dormir. Si no puedes, uno de estos 5 ladrones de sueño puede estar interrumpiéndolo:

1. Necesitas hacer pis

La nocturia (micción nocturna) tiene muchos desencadenantes. Pero si te despiertas de 2 a 4 veces por la noche para orinar, incluso cuando limitas tu consumo nocturno, es posible que debas probar algo. Solo agrega una pizca de sal, recomienda el doctor Jonathan Steele. Nuestros cuerpos intentan mantener un equilibrio interno de agua y electrolitos, dice Steele. Con demasiada agua sin suficiente sal, tu cuerpo puede intentar desechar algo de H2O, lo que puede explicar por qué te estás despertando en medio de la noche para ir al baño.

Solución: aproximadamente 30 minutos antes de acostarte, bebe un vaso pequeño de agua con una pizca de sal marina sin procesar, sugiere Steele. "La sal no procesada ayuda al agua a entrar en todas nuestras células", dice. Debes tomar la sal con H20 para asegurarte de que tu cuerpo retiene ambos, agrega.

 

Publicidad

2. Tienes demasiado calor

Según la National Sleep Foundation (NSF), sentir calor puede hacer que sea difícil permanecer (y caer) dormida. "La temperatura de la habitación, lo que llevas o no te pones en la cama, las sábanas y las mantas, todo contribuye a mantener tu cuerpo a la temperatura adecuada", dice Marc Leavey, especialista de atención primaria de Mercy Medical Center en Baltimore. 

Solución: podemos dormir cómodamente a un rango de temperaturas, pero la temperatura ambiente ideal está entre 15 y 18°C, según la NSF. Además, prueba un baño antes de acostarte, sugiere Leavey. "Tomar un baño tibio aumenta levemente la temperatura en la bañera, mientras que salir de la bañera provoca una ligera disminución de la temperatura, una señal que tu cerebro relaciona con el sueño", explica.

 

Publicidad

3. Tus tweets nocturnos

Si tu rutina de ir a la cama implica brujulear en Twitter e Instagram, esto puede incidir en tu sueño. "Exponer los ojos a la luz durante la noche impide que el cuerpo produzca melatonina, la hormona del sueño", explica Richard L. Hansler, profesor de la Universidad John Carroll. Desde las pantallas de las tabletas hasta los teléfonos, los dispositivos electrónicos son fuentes de luz que tendemos a mantener cerca de la cara, lo que puede convertirlos en disruptores potentes del sueño.

Solución: apaga las luces de la habitación y deja de utilizar los dispositivos electrónicos una hora antes de acostarte. ¿Demasiado duro? La luz azul emitida por los smartphone es la más problemática. Atenúa la luz del teléfono o tableta, y mantenla al menos a un palmo o dos de tu cara.

 

Publicidad

4. Noche de copas

Si bien ese segundo cóctel puede causarte sueño, también puede interrumpir la noche de sueño reparador. "El alcohol tiene un efecto sedante que, si bebes lo suficiente, puede hacerte dormir bastante fácilmente", dice Leavey. "Durante las primeras horas, se metaboliza ese alcohol, y el alcohol produce una forma de sueño que puede evitar el movimiento saludable y rápido del sueño que es más reparador". Esta falta de sueño REM hará que la segunda mitad de la noche sea inquieta y fragmentada.

Solución: ¿yel "mejor" cóctel para beber antes de acostarte? No existe, dice Leavey. "Si vas a beber, es posible que no puedas dormir", agrega Tómatelo con calma y deja de beber unas horas antes de acostarte, y darás tiempo a tu cuerpo para que metabolice el alcohol antes de intentar dormir.

 

Publicidad

5. Estrés

Ya sea que se trata por un jefe exigente o un hijo problemático, el estrés puede privarnos de una buena noche de sueño. "Las terapias de reducción del estrés, como la meditación consciente y la relajación progresiva, han demostrado cierta eficacia para las alteraciones del sueño, incluidos los frecuentes despertares del estrés", dice Lekeisha A. Sumner, psicóloga clínica en la Universidad de California, Los Angeles. Sumner dice que la meditación y las prácticas similares pueden ayudar a disminuir la preocupación y mejorar el estado de ánimo, lo que te ayudará a dormir mejor.

Solución: si bien prácticas como la meditación o el yoga pueden ayudar, Sumner dice que las personas con graves problemas de sueño y estrés pueden beneficiarse de la psicoterapia. Por ejemplo, la terapia cognitiva conductual puede mejorar la calidad del sueño al ayudar a su cerebro a controlar los pensamientos basados en el estrés.

Publicidad
Te recomendamos

La lista negra de lo que nos esperan en las estanterías del "súper"...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...