Ser runner y mamá: la carrera de tu vida

La importancia de hacer una buena rehabilitación antes de reiniciar los entrenamientos para todas aquellas corredoras que acaban de ser madres
Lucía Fernández -
Ser runner y mamá: la carrera de tu vida
Ser runner y mamá: la carrera de tu vida

Tener un bebé es una de las mejores experiencias en la vida de una persona. Pero si hay un denominador común entre todas las madres, es la cantidad de dudas que esta etapa genera. A medida que surgen dudas, también surge mucha información al respecto, pero muchas veces caemos en el error de atender a recomendaciones que no son del todo fiables (léase las famosas dietas milagro, o rutinas de entrenamiento que pueden terminar en lesiones graves).

Como monitora de Pilates y, además, enfermera, quiero hablarte de la importancia de cuidar ciertas partes de tu cuerpo en la vuelta a la rutina de entrenamientos.

 

Acabas de tener un bebé. En el mejor de los casos, habrás tenido un parto natural, sin trauma, y no te habrán hecho episiotomía ni habrás precisado puntos en el periné. Desgraciadamente este escenario supone un porcentaje muy bajo de todos los nacimientos que se producen en los hospitales. La mayor parte de los partos en España, conllevan un exceso de medicalización, esto es, episiotomías, desgarros por uso de fórceps y ventosas, y en los peores casos, cesáreas. El por qué de este panorama en nuestro país, daría para otro post, con lo que no me entretendré aquí.

Como bien decía, incluso en el mejor de los casos, tu periné ha sufrido un traumatismo, además de llevar 9 meses soportando un peso que supera sustancialmente al que está acostumbrado. Todo esto, acompañado por la distensión que el parto ha provocado en la musculatura de la vagina (apertura fisiológica del periné femenino, por donde se pueden desprender distintos órganos).

Además, eres corredora, prácticas un deporte de impacto que hace que todo el peso de tus vísceras abdomino-pélvicas se multiplique por tres respecto a su peso habitual en cada zancada y golpee sobre la musculatura del periné.

Y aquí viene donde se juntan las dos piezas de un lesivo cóctel para nuestro suelo pélvico que nos hará futuras consumidoras de pañales para las pérdidas de orina.

Publicidad

¿Estoy diciendo con esto que tenemos que dejar de correr? Absolutamente no, al igual que nadie diría que no debemos tener hijos para que nuestro suelo pélvico goce de buena salud. Simplemente quiero destacar la importancia de concienciar a todas aquellas runners que acaban de ser mamás de hacer una buena rehabilitación antes de reiniciar los entrenamientos.

Somos conscientes de la importancia de contar con un entrenador que nos asesore y que nos enseñe la técnica de carrera, los distintos tipos de entrenamientos, la forma, en definitiva, de alcanzar nuestros objetivos. Pues bien, después de un parto o una cesárea, nuestro objetivo fundamental es que la musculatura pélvica vuelva a ser funcional, para lo cual, mi consejo es que contéis con una persona especializada que os ayude. En este caso esta figura está representada por la fisioterapia especializada en suelo pélvico.

 

Publicidad

El suelo pélvico, como cualquier otra musculatura del cuerpo, debe ser ejercitado, y de la misma manera que hacemos con nuestros gemelos o nuestros cuádriceps, debemos relajarlo mediante masajes si se contractura. Porque sí, existen las contracturas en el suelo pélvico. No olvidemos que está zona de nuestro cuerpo, es la que se cierra mediante esfínteres, que van a evitar que el contenido de la vejiga y del recto se escapen al exterior. Además es la zona de dónde se encuentran millones de receptores de placer que al ser estimulados provocan el orgasmo femenino. Como ves, no es poca la importancia de esta zona de nuestra anatomía.

 

Publicidad

Así pues, antes de volver a iniciar tu rutina de entrenamientos, asegúrate de que tu periné y tu pared abdominal están plenamente recuperados. Acude a tu fisioterapeuta de confianza, y comienza tu rutina de ejercicios de rehabilitación. Mucho cuidado con aquellos ejercicios que aumenten la presión de la cavidad abdominal (ojo con los abdominales tradicionales). Y ,por supuesto, vuelve a disfrutar del running sin lesiones, sin complicaciones y ten una maternidad plena.

 

Lucía Fernández

Enfermera, monitora de Pilates y directora del centro TeCuidaPilates

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...