Tu médico necesita saber que eres corredora

Para tener el mejor tratamiento y seguir entrenando bien, tu médico debe saber los kilómetros que acumulas
Teal Burrell -
Tu médico necesita saber que eres corredora
Tu médico necesita saber que eres corredora

Aunque en la vida diaria nos suele gustar contar nuestras últimas carreras, parecen que nos sellan los labios cuando nos sentamos delante del médico.

“Tienen miedo de que por una lesión o algún otro problema, el médico va a mirarlos y decirles: lo que realmente necesitas es dejar de correr”, dice Delmas Bolin, médico de medicina familiar y medicina deportiva Virginia.

Pero tus hábitos como corredora pueden explicar mucho acerca de tu salud. Y con el fin de proporcionar los diagnósticos más precisos y los tratamientos más seguros, tu médico necesita saber que eres corredora. Aquí apuntamos seis razones:

 

1. Tu corazón trabaja de manera diferente 

Los corredores podemos tener el síndrome en el que años de entrenamiento de resistencia han agrandado nuestro corazón, lo que le permite latir más lento. Pero este agrandamiento del corazón y sus lentos latidos pueden confundirse con patológicas, por ello el médico debe conocer este dato.

Pero síntomas como dolor en el pecho o dificultad para respirar deben tomarse más en serio en alguien que hace ejercicio de alta intensidad, dice Carl Lavie, cardiólogo de Nueva Orleans. “Mis compañeros y yo hemos descrito los riesgos potenciales, aunque relativamente pequeños, de ejercicio de resistencia extrema, como correr una maratón y triatlones de larga distancia, por lo que el doctor debe saberlo”, dice. 

Por otra parte, uno de los síntoma que un corredor puede notar es una disminución en el rendimiento. “Podría tener una enfermedad de las arterias coronarias, sin notar las molestias típicas en el pecho o falta de aliento,” dice Miller. “Pero sí notará el empeoramiento de la fatiga con el ejercicio y la disminución del rendimiento.” En cualquier caso, el médico debe estar alerta de tu historial de entrenamiento.

 

2. Algunos tratamientos podrían perjudicar tu rendimiento

Los corredores que reciben tratamiento para la hipertensión deben informar a sus médicos acerca de sus objetivos de entrenamiento debido a que ciertos medicamentos pueden frenarlos.

Los bloqueadores beta deterioran el gasto cardíaco, que debe aumentar durante el ejercicio. “A menos que sea absolutamente necesario, se debe evitar el uso de bloqueadores beta en los corredores, especialmente a dosis más altas”, dice Lavie. Los tratamiento con diuréticos también ser evitado, ya que aumentan el riesgo de deshidratación.

 

3. Y otros tratamientos pueden inducir a lesionarte

El mayo pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos emitió una advertencia de que la toma de las fluoroquinolonas, una clase de antibióticos incluyendo Levaquin y Cipro, pueden dañar los tendones y cuadruplica el riesgo de ruptura del tendón de Aquiles. Los medicamentos prescritos a menudo para problemas renales, respiratorios, urinarios, infecciones de los senos paranasales, debilitan los tendones y podrían provocar que se rompieran.

Los corredores que necesiten antibióticos deben preguntar acerca de otras opciones. En los casos con ninguna alternativa, habla con tu médico.

 

4. Algunos kilos inexplicables pueden ser una bandera roja

Debido a que muchas corredoras son más delgadas que la población en general, los médicos pueden no darle importancia si ganan un poco de peso.

Pero si a pesar de tus niveles de actividad, ganas unos kilos sin explicación, alerta a tu médico;  el aumento de peso sin motivo podría ser una señal de alerta para una enfermedad como la apnea del sueño o hipotiroidismo.

Además, dado que el aumento de peso significa mayor impacto contra el suelo, supone un mayor riesgo de lesión, y debes tratar la causa, incluso si se trata de un cambio inadvertido en la dieta y no un problema médico grave.

 

5. Tu piel puede necesitar atención especial

Los médicos también deben dar a las corredoras asesoramiento especializado sobre el tratamiento de la piel.

Ser activo suele significar estar mucho tiempo al aire libre, lo que aumenta el riesgo de cáncer de piel. Bolin, con frecuencia, recuerda a todos sus atletas el usar protector solar, incluso en el invierno, y piensa que es obligatorio que todos los médicos que trabajan con atletas hagan lo mismo. 

Los corredores con diabetes deben prestar especial atención a la piel de sus pies, ya que algunos diabéticos desarrollan neuropatías por lo que no sienten las ampollas de la misma manera. Si eres diabética, Bolin aconseja examinar tus pies al terminar de correr. “Asegúrate de que no hay ampollas, cortes, contusiones, ni nada de eso”, dice.

 

6. Los niveles bajos de hierro se acusan mucho más

Una fatiga inexplicable cuando tus tiempos empeoran podría también ser un signo de un problema de tiroides, una enfermedad viral, o una deficiencia de hierro.

Si bien las evaluaciones médicas típicas muestran tiroides y problemas virales, el hierro es más difícil para las corredoras. La fatiga suele manifestarse a partir de niveles de hierro en el extremo inferior de la normalidad, que algunos médicos pueden considerar correcto para personas no corredoras, ya que no indican anemia.

Los niveles de ferritina también deben ser revisados. “La ferritina te da una idea de tus reservas de hierro y si es baja deberías tomar algún suplemento de hierro,” dice Bolin.

 

Si eres reacia a hablar con tu médico o si tu médico no es demasiado comprensivo con tu actividad, quizás debes buscar un nuevo médico, tal vez un especialista en medicina deportiva.

Los médicos deben trabajar con los atletas para que puedan continuar con el deporte que aman, después de todo, los beneficios de correr son muy superiores a los riesgos.

 

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...