¡El espíritu de Filípides acompañándote cada metro!

Un maratón para corredores de verdad. Un reducto para los que saben que el running es de todo menos moderno.
Cristina Vivero | Fotografías MDA -
¡El espíritu de Filípides acompañándote cada metro!
¡El espíritu de Filípides acompañándote cada metro!

Podríamos sincerarnos y decir que el Maratón de Atenas no es la carrera mejor organizada ni la más prestigiosa, tampoco la más multitudinaria, pero el deporte vive de mitos, de leyendas… y esta carrera los tiene todos.

Como nos gusta siempre probar las cosas antes de recomendároslas, hace un año enviábamos a nuestro compañero David Plaza y nos contaba lo siguiente:

“Acudir al Maratón Clásico de Atenas es casi un deber. Una forma de rendir tributo a los hoplitas, ciudadanos-soldado de las ciudades-estado de la antigua Grecia. La inesperada victoria de los atenienses sobre los persas en la Batalla de Maratón, 490 años antes de nuestra era, sentó las bases que crearon la civilización occidental. “Nenikékamen!” (“¡Hemos vencido”)", pronunció Philíppides antes de caer rendido.

La aventura comienza con el viaje en autobús, inverso al que posteriormente hay que realizar corriendo. Ya en la llanura de Maratón, si se va con tiempo se puede visitar el museo y una pista de ceniza donde sorprendentemente mucha gente calienta antes de la carrera. Unos instantes antes del disparo de salida, suena un sirtaki que baila un grupo local y que estremece a todos.

En los compases iniciales, los lugareños ofrecen ramas de olivo a los corredores para llevar a Atenas en señal de victoria. Emocionante. La carrera es bastante dura, eso no se puede ocultar. El primer tramo rodea el cementerio donde yacen los restos de los 192 atenienses muertos en combate. De esta forma se alarga la distancia para llegar a los 42,195 km. establecidos en los Juegos Olímpicos de Londres 1908. Entre los kilómetros 7,5 y 17 la subida es continua. A continuación bajada hasta el 18 y de nuevo subida hasta el 32. Por fin, descenso hasta Atenas y un final apoteósico en el Estadio Panathinaiko. Construido en mármol blanco, y con la pista de ceniza oscura, fue sede de los primeros Juegos de la era moderna en 1896. También es el escenario donde en 1997 se libró una encarnizada lucha entre dos guerreros más modernos: Abel Antón y Martín Fiz. La meta más sobrecogedora que se pueda imaginar”.

¿Apetece, verdad? Convertirte es una pequeño pedazo de historia de la más ancestral de las actividades humanas: dar pasos constantes, uno tras otro. Encontrarse con la esencia de esta bendita fiebre por cubrir largas distancias.

Nuestro consejo al respecto es: hazlo fácil. Dedícate solo a entrenar, a sufrir dulcemente cada serie, a gozar cada metro de la tirada larga, a lidiar con tus inquietudes… Pero la logística simplifícala al máximo. Y ahí es donde entra en escena Sportravel, la agencia española líder en viajes a carreras internacionales. Atenas es uno de sus destinos y, para que tu sueño se materialice sin sobresaltos, te ofrecen un programa difícil de rechazar.

El vuelo sale desde Madrid el sábado 11 de noviembre y te deposita de vuelta el martes 14 (la carrera se disputa el domingo 12). Tendrás 3 noches en habitación doble (alojamiento y desayuno), los traslados aeropuerto-hotel-aeropuerto, seguro básico de viaje, suscripción de 3 meses a la revista Runner´s World, un regalo exclusivo y la asistencia de un acompañante de Sportravel en el caso de que el grupo supere las 20 personas. Todo ello por 525 € (si quieres habitación individual hay que pagar un suplemento de 125 €). En el precio no están incluidas las tasas de aeropuerto (55 €) ni el dorsal (100 €), aunque este último está garantizado al contratar el paquete.

Hay planes malos, buenos, muy buenos y excelentes. Creo que te ha quedado claro en qué grupo enmarcamos nosotros este.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...