¡Reto conseguido, nuestro primer 10k!

“Nosotras sabemos de retos” (We know about challenge ) es el lema que unió ayer a más de 1.800 mujeres en los 10k 261wm de Madrid
Cristina Vivero -
¡Reto conseguido, nuestro primer 10k!
Madrid brilla con el 10k 261wm

El Paseo de la Castellana se convertía ayer en una auténtica fiesta, en un homenaje a todas las mujeres valientes que no aceptaron un no por respuesta. La prueba, con salida y meta en la Plaza de Cibeles, convierte en un símbolo, el número del dorsal (261) de la primera mujer que, en 1967, saltándose las normas, demostró al mundo, que el género femenino podía superar los 42.195 m de una maratón. En este caso, mujeres de diferentes edades y condiciones han aprovechado este soleado domingo para enfrentarse a 10 km que suponen solo un reto más, entre los miles que las mujeres deben superar cada día. También los hombres han tenido su espacio en la prueba, donde de forma no competitiva, podían participar acompañando a las mujeres de su entorno.

Publicidad

La maratoniana Azucena Díaz, liderando la prueba desde el principio, cruzaba la línea de meta en primera posición, con un tiempo de 38:12. Detrás de ella la aragonesa Patricia Cabedo, con un tiempo de 38:25 se hacía con el segundo puesto. Y en tercera posición, con 40:27, Oiana Ortiz.

Publicidad

Además la gran Carmen Valero, un referente del atletismo español que atesora dos campeonatos del mundo de cross, no quería perder la oportunidad de apoyar la causa y de demostrar que las marcas son secundarias. La pionera portó el dorsal protagonista de la prueba, el 261, y fue galardonada por la organización de la prueba con un premio honorifico, por su trayectoria atlética y su trabajo para la inclusión de la mujer en el deporte. 

Publicidad

Y por supuesto, una madrina de excepción, Nuria Fernández, atleta plímpica y doble campeona de Europa de 1500m, apoyando sin cesar a las mujeres desde la barrera,  micro en mano, para cumplir ese reto en forma de 10k. Protagonista de uno de los momentos más emocionantes, cuando corrió hasta fundirse en un abrazo con su madre, cuando ha visto que, Paquita de 65 años, cruzaba la línea de meta. Una historia que representa los valores de la prueba, puesto que Nuria, desde hace un año ha estado entrenado a su madre para que se enfrente a la distancia sin miedos. Simplemente para demostrarse a sí misma, que lo importante no es la distancia, sino la meta.

Nos quedamos con una preciosa imagen, cientos de mujeres triunfadoras cruzaban la línea de meta con los brazos en alto, demostrando que si se trata de luchar podemos contar con ellas.

Publicidad
Te recomendamos

Nunca nadie corrió tan rápido 10 km con 55 años cumplidos como el campeón vitoriano h...

La velocidad del escolta y la potencia del ala pívot. Dos de nuestros grandes jugador...

Analizamos las Skechers GoRun Ride 7...

Más protección con la nueva tecnología DRYFLX de Buff®...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Nos ponemos en la muñeca el Suunto 9 y os contamos "cómo rueda" uno de los grandes gá...