Las eternas sonrisas de Urtzi y de Julio

En la III edición de la Gernika-Bilbao Running brilló la iniciativa “Unidos por un reto. Superando barreras”
Cristina Vivero -
Las eternas sonrisas de Urtzi y de Julio
Las eternas sonrisas de Urtzi y de Julio

Las sonrisas de Urtzi González y de Julio Calvo al entrar en la meta de la Gran Vía en la III Gernika-Bilbao Running serán recordadas para siempre en la historia de esta prueba.

Urtzi tiene 15 años que tiene parálisis cerebral, y** Julio Calvo** es un deportista de 47 años que está afectado desde hace poco por una enfermedad neurodegenerativa. Estas circunstancias les han postrado en una silla de ruedas. Julio, por ejemplo, llegó a participar hace dos años en la Gran Fondo BIBE Transbizkaia, prueba muy exigente de cicloturismo. Así que en esta tercera edición, la Gernika-Bilbao Running programó una iniciativa inclusiva muy especial denominada: “Unidos por un reto. Superando barreras”, que salvó todos los obstáculos y concluyó con un éxito rotundo en la arteria principal de Bilbao.

Las eternas sonrisas de Urtzi y de Julio

Las eternas sonrisas de Urtzi y de Julio

Una de las cuatro salidas de la competición, la que parte desde Zornotza-Amorebieta (21,750 kilómetros) tuvo en su comienzo a estos dos participantes que acapararon todo el protagonismo. Urtzi y Julio fueron el centro de unas miradas de reconocimiento. Como ambos necesitan apoyo externo para participar y disfrutar en diferentes escenarios de la vida, la Gernika-Bilbao Running les motivó para que vistieran el dorsal plata y afrontaran así la distancia entre Zornotza y Bilbao. Era un duro y exigente recorrido de casi 22 kilómetros. Y lo completaron en equipo gracias al apoyo de la Policía Municipal de Bilbao y de los Bomberos de Bilbao. Cada uno de estos cuerpos destinó voluntarios con los que se formaron dos equipos liderados por Alberto González, el aita de Urtzi, e Imanol Torre, el fisioterapeuta de Julio. Con la realización de sucesivos relevos a lo largo de la lluviosa mañana del 7 de octubre, todos vivieron una experiencia repleta de sensaciones y emociones, que terminó a diez minutos de la una del mediodía con un tiempo de 2 horas, 49 minutos y 11 segundos. Ese momento de la llegada fue muy emotivo, con Urtzi y Julio recibiendo un sinfín de felicitaciones. Habían superado el reto.

Las eternas sonrisas de Urtzi y de Julio

Las eternas sonrisas de Urtzi y de Julio

En la meta, ambos no paraban de sonreír. Julio era entrevistado por distintos medios de comunicación y el joven Urtzi tenía un rostro de felicidad increíble que subrayaba el valor de esta iniciativa. El padre de Urtzi, Alberto, declaraba que “ha sido una experiencia cojonuda en la que todos nos hemos ayudado y lo hemos pasado en grande. Eso sí, el recorrido ha sido muy duro en algunos tramos ¿eh? Urtzi ha pasado algún momento complicado cuando llovía mucho, pero lo ha salvado como un campeón”. Y eso es precisamente lo que escuchó en la meta de la Gran Vía de todos aquellos que se le acercaban: “¡Urtzi txapeldun!”. La III Gernika-Bilbao Running fue así muy especial y emotiva.

Las eternas sonrisas de Urtzi y de Julio

Las eternas sonrisas de Urtzi y de Julio
Publicidad

La prueba de las cuatro salidas y una llegada celebró, en muchos momentos de la misma bajo la lluvia, su tercera edición con más de 1.000 participantes entre los diferentes inicios en Gernika (35 kilómetros), Zornotza-Amorebieta (21,750 kilómetros), Galdakao (12 kilómetros) y Basauri (8,100 kilómetros) con final en la Gran Vía a la altura de la Diputación.

Allí se cumplió este reto solidario de dos personas con discapacidad quienes acabaron el recorrido desde Zornotza ayudados por bomberos y policías municipales de Bilbao. Esta cita atlética no competitiva y popular estuvo protagonizada por más de un millar de atletas (casi una cuarta parte chicas), entre los que el primero en cruzar la línea de meta en la arteria principal de Bilbao fue Eneko Zabala, del Gernika Atletismo Taldea y la primera chica en completar la prueba larga fue Montserrat Vázquez.

La meta resultó un goteo constante y emocionante de atletas que proyectaron una enorme satisfacción tras cumplir sus objetivos. Ni la lluvia fue obstáculo para que sonrieran y recibieran ovaciones al atravesar el arco de meta.

Publicidad
Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...