Una meta, un sueño: Transgrancanaria 2017

La corredora Abigaíl Parra nos cuenta su experiencia en la prueba de 30 kms en la Transgrancanaria 2017
Abigaíl Parra -
Una meta, un sueño: Transgrancanaria 2017
Experiencia personal en la Transgrancanaria 2017

La Transgrancanaria es una de las carreras que te propones como reto cuando te inicias a correr por montaña y yo siempre había soñando con correrla.

Desde que llegas a Gran Canaria sientes que allí está pasando algo distinto: el ambiente, las calles, los isleños… hasta el clima se transforma creando una energía única. ¡Es una fiesta del trailrunning!

 

Mi momento llegó el sábado por la mañana, allí estaba yo en la salida de la prueba Starter con 30 kilómetros por delante, junto a otros 800 corredores en la localidad de Tunte.

En esos momentos sientes una mezcla de nervios y de ilusión, consciente que había llegado la hora tan esperada. Te ajustas la mochila de hidratación, compruebas los cordones de las zapatillas, pones en marcha el reloj y te dejas llevar por la música y por el momento que estás viviendo.

Concentración, fotos de rigor y de nuevo la Transgrancanaria te sorprende con su personalidad: dieciocho ediciones, 3800 corredores de 70 países y toda una leyenda creada alrededor no son casualidad.

 

Empieza a sonar la mítica “ Ay mi gran Canaria” de Gofiones, la piel de gallina al compás, todos con un respetuoso silencio, lágrimas a punto de salir e ilusión, mucha ilusión. Y comienza la cuenta atrás; en ese instante te vienen a la mente imágenes de todos los entrenos y todos los pasos que te han llevado hasta allí, es el momento en el que te encuentras a solas en medio de tanta gente y te llenas de una fuerza que te dice: Ha llegado el momento, tú solo disfruta que la meta te espera.

 

De pronto ya estas ascendiendo por las calles de Tunte, con su gente animando sin cesar y a partir de ese momento empiezas a correr por paisajes de postal, recorres senderos espectaculares, una mezcla de paisajes áridos con abundante vegetación.

Corres más con el corazón que con las piernas, la mente vuela al compás de tu trote intentando retener tanta belleza y te sientes feliz, inmensamente feliz en ese instante por estar allí.

 

Sin duda alguna, uno de los motivos para correr esta carrera son los voluntarios; en cada avituallamiento te reciben con una gran sonrisa y te sientes en casa, es increíble la energía que te llegan a dar y todos los mimos que recibes, siempre con un “mi niña”. 

Sigo recordando la carrera y me viene a la mente los momentos compartidos con las corredoras que encuentro en el camino, las admiro a todas, detrás de cada una de ellas hay una historia, de sueños y de sacrificios por llegar a esa meta.

Vas compartiendo kilómetros, recorriendo la isla y sobretodo compartiendo risas y ánimos mutuos.

La Transgrancanaria es así en todas sus modalidades, da igual la nacionalidad porque todos los corredores hablamos el idioma universal de los sueños y de disfrutar corriendo para alcanzar esa meta. Y poco a poco, mientras avanzan los kilómetros te das cuenta que te va conquistando su magia camino a Maspalomas. Hasta que de pronto levantas la vista y divisas el descampado de la Expomeloneras a lo lejos, la gente te aplaude y te dice que ya no te queda nada para conseguirlo.

Escuchas de fondo la música y la motivadora voz del speaker Depa, esa voz que te da la vida cuando te recibe en meta, pero lo oyes muy lejos porque notas más fuerte el bombeo de tu corazón mientras te repites a ti misma: “Último kilometro, ya lo tienes”.

En ese momento se detiene el tiempo, sigues corriendo pero ya no controlas tu mente, te mueve el corazón.

Giras la última curva y no hay palabras para describir ese momento, un pasillo lleno de gente a cada lado que te reciben con sus sonrisas, te aplauden, te chocan las manos y te gritan que eres una campeona por estar allí.

Y allí está Depa, micrófono en mano, cruzas esa meta y el tiempo se detiene, aunque sigues sonriendo, te caen las lágrimas solas.

Te cuelgan tu medalla y lees: Una meta, un sueño. Un sueño sin duda hay que vivir al menos una vez en la vida.

A la mente me vienen las cariñosas palabras de Núria Picas; vencedora de la prueba de maratón y campeona del mundo de trails: “Quién tiene un sueño tiene un tesoro. Los sueños nos llevan a la motivación y sin motivación no vamos a ningún sitio. En esta pasión que compartimos llamada correr, no solo están las piernas, sino la cabeza y las ganas. Trabajamos para conseguir nuestros sueños y eso es lo que nos mantiene vivos.”

Y aunque han pasado algunos días, el espíritu de la Transgrancanaria está conmigo, todavía conservo ese sensación, me siento viva.

Abigaíl Parra

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Ricochet y Bedlam se unen a la familia ...

Así es la nueva Storm Viper de Joma: una zapatilla para hacer kilómetros en carretera...

Asics celebra el 25° aniversario de la querida y muy conocida GEL-KAYANO con algunos...

Más ajuste, más estabilidad y más amortiguación sin añadir peso. Así es lo nuevo de S...